10/15/2014

El mejor calzado en el Embarazo


Los primeros meses de mi embarazo, casi no me daba cuenta de mi estado y me vestía como si no lo estuviera, iba y venia del trabajo lo mas relajada; poco a poco iba notándose la barriguita, y a la vez sentía el peso en mi cuerpo, mas aún cuando usaba tacones para ir al trabajo, además me encanta usarlos, hasta que el peso hacia que tambaleara mi cuerpo y hacia que varias veces tropezara, eso no me importaba, hasta que me dió una lumbalgia horrible, que me mando a la clínica, no podía caminar por el dolor.
Usar zapatos de calidad y bonitos es importante en la vida de una mujer, pero elegir el calzado adecuado en la etapa de gestación se convierte en la base para poder llevar un embarazo seguro y feliz.

Casi en el segundo trimestre del embarazo aumenta la hormona relaxina la que hace que los músculos y ligamentos estén menos tensos por lo que las torceduras de  tobillo pueden ser más frecuentes, (yo me daba unas torceduras con roche y todo) y mientras crece tu bebé la curvatura lumbar se acentúa y perdemos el equilibrio con mucha facilidad. Además muchas mujeres gestantes sufren de retención de líquidos lo que lleva a que los pies y tobillos se hinchen causando mucho dolor al caminar ( a mi no me pasó, solo en la última semana por el peso se acentuaron), cuando estás embarazada y para seguridad tuya y la del bebé será necesario elegir un calzado adecuado y así vivirás una gestación cómoda y sin dolores.
Unas recomendaciones al momento de elegir el calzado que me ayudaron mucho cuando estuve embarazada fueron las siguientes:
1- No usar tacones: los tacos que tanto no gustan no son una buena idea estando embarazada, nuestro equilibrio cambia al crecer nuestro bebé y los tacos nos pueden traer accidentes, además de dañar nuestra espalda y provocar fuertes dolores en la planta de los pies, dolencia que sufre un alto porcentaje de las embarazadas sobre todo las que trabajan.
2- Evita zapatos planos; algunas balerinas son completamente planas, pero otras tienen algo de taquito, trata de comprar ese tipo de balerinas, procurando que sean muy cómodos y  de preferencia que NO sean planos para poder repartir mejor el peso del cuerpo en el pie, unos 3 cm de altura son ideal para caminar con comodidad.
3- Zapatos sin broches: mucho menos en las ultimas semanas de embarazo, ya que  será un completo desafío agacharte para abrocharlos,  procura elegirlos sin cordones ni broches por detrás o los costados, para que puedas ponértelos sin ayuda de terceros y para evitar aprieten tus tobillos si sufres retención de líquidos.
4- Zapatos de horma ancha: elige zapatos que sean amplios (tampoco tanto, solo que te quede apenas suelto, como para que no se te salga el pie) y no presionen tu pie, idealmente que cubran tus talones completamente porque esta zona es la que soporta más peso.
 5- Calzado de una talla más: así como nuestro  cuerpo cambia nuestros pies también, es muy probable que el último trimestre necesites zapatos de una talla más que la usada habitualmente, si es posible pruebatelos con medias.
5-Si es temporada de verano evita las sandalias  que no sostienen el pie ya que pueden favorecer las torceduras.
6- Elige zapatos transpirables: en esta etapa de tu vida es vital invertir un poco y evitar los zapatos  de material sintético que hacen sudar en exceso y no permiten que transpire libremente, a parte que como las hormonas están tan disparadas, lo que hará es que te salga un poco de olor y eso si es incómodo.
7- Elige zapatos o zapatillas acolchados: serán de gran ayuda sobre todo en los meses de verano o si pasas muchas horas de pie, también puedes poner plantillas a los que ya tienes.
8- Si te gustan los deportes elige zapatillas que tengan buena amortiguación, que no aprieten demasiado el pie pero que lo sostengan.
9- Usa medias del tipo de elástico no apriete tus tobillos, pues si tienes retención de líquidos marcaran la zona y pueden provocar dolor.
 10- Levantar los pies cada noche antes de dormir, hará que calme el cansancio del día , hazlo una costumbre desde los primeros meses, puedes colocar almohadas bajo tus piernas para quedar en un ángulo de 45 grados. Recuerda que el peso que el útero ejerce sobre la pelvis los últimos meses dificulta el drenaje de los líquidos produciendo hinchazón. Procura masajear tus pies cada noche en forma circular desde los dedos hacia arriba o pídele a tu pareja que lo haga.