9/23/2014

"Déjate llevar"



“¡Déjate llevar”! Es el lema de este año por la semana Internacional de la Crianza en Brazos. 

No podía dejar de compartirles mi experiencia con la crianza en brazos además les dejo algunos beneficios de ella.

Cuando Gianna nació, tuve toda la intención de cuidarme mucho, debido a  mi experiencia con el parto, la cuál no fué muy agradable (en otro post se los compartiré). Me encerré con ella los 3 póstumos meses a su nacimiento, y solo salíamos de casa para su control mensual en la clínica, no hubo tiempo para comprar algún  porta bebé, así que solo la cargábamos en brazos y eso nos encantaba. Al poco tiempo de nacida mi Chinita, recibió como regalo de parte de la empresa de mi esposo  2 coches, el tradicional y el coche bastón,  pero ninguno de los dos lo llegamos a usar, bueno en casa nos sirve para hacer jugar a Gianna, dándole unas mecidas, jiji.


Después de este tiempo de encierro, mi intención de crianza con mi bebé ya tenía otra perspectiva, ya me sentía mucho mas recuperada,  no quería llevarla en coche, quería llevarla siempre conmigo, era algo que me dictaba mi instinto, llevarla ya sea cargada en brazos o con un porta bebé.
Así que hice mis compras respectivas; mi primer porta bebé es un canguro ergonómico, el segundo es un fular y el tercero un Mei Tai.
Mi esposo usa  el canguro ergonómico ya que es bien grande y tiene correas mas anchas, jamás se quejó de su columna, solo cuando decide en algunas ocasiones no usarla y llevarla a Gianna en sus brazos (Mi chinita tiene buen peso). De la misma forma él comparte la idea  de que Gianna se siente mas segura y contenta cuando nos tiene cerca mientras paseamos o salimos de compras con ella.

Mientras ganábamos experiencia mi esposo y yo llevando a Gianna en brazos, nos dimos cuenta desde las primeras salidas que llevarla cerquita tiene muchos beneficios para ella y para nosotros, porque son las emociones y los sentimientos positivos los que se mantienen presentes todo el tiempo que permanecemos juntos, llevarla pegada al cuerpo no sólo nos da placer y le permite de manera natural regular su temperatura corporal, su ritmo de respiración y hasta su latido cardíaco, si no que además, por ese milagro de la naturaleza, la oxitocinahace que nuestra percepción en el papel de madres mejore, mejora nuestra autoestima y hasta nos sentimos mas guapas. Y con las manos libres todo es mas fácil.

Además no faltan aquellos opinólogos, ¿Te han dicho alguna vez, al verte llevar a tu hijo atado en un trapo, que eras muy moderna? “Uy, qué cosas tan modernas venden hoy en día”. Y sin embargo, no somos modernas. Somos ancestrales. Antiquísimas.
Llevar a sus hijos en portabebés ha sido siempre la única manera de poder trabajar, vivir, mantener a la familia, y ocuparse de los hijos más pequeños. De la misma manera que desde siempre hemos usado algún tipo de ropa para proteger nuestros cuerpos, desde siempre hemos usado porta bebés para proteger a nuestros hijos e hijas.


♤En algunos textos hablan del término de la “exterogestación”, esto quiere decir que el ser humano es un mamífero que no nace listo para desplazarse y requiere terminar su capacidad de desplazamiento fuera del útero por un período promedio de entre 9 y 15 meses.

♤Por eso la fase de “en brazos” empieza en el nacimiento y dura hasta el  arrastre del bebé, ya que ahí es cuando  poco a poco comienza a alejarse de los brazos de sus padres por sus propios medios. Durante la fase en brazos, el bebé de manera natural requiere tener contacto físico constante con otro ser humano, en este caso sus padres.

♤Otro de los beneficios de la crianza en brazos es  que para un bebé estar cerca del cuerpo de su mamá es lo que le da confort y además permite que participe de las actividades que realiza la persona que lo portea y lo mantiene en un constante movimiento, expuesto a diferentes estímulos que hace que sus conexiones inter-neuronales maduren y se conecten entre ellas.
A pesar de lo que he comentado anteriormente, el instinto de la madre o de un padre es atender el llanto de su bebé y cargarlo o consolarlo a través del contacto físico, desde muy pequeños se nos pretende enseñar que el bebé se puede “acostumbrar” a ser llevado en brazos, cuando en realidad esa es la necesidad principal del bebé pues depende absolutamente de nuestros cuidados y atención. Con estos consejos solo se espera que los niños sean independientes lo más pronto posible y se toma como algo normal que los padres no confíen o ignoren sus propios sentimientos, entonces resulta fácil convencernos para no creer en el bebé que llora diciendo: “¡Deberías tomarme en brazos!”, “¡Abrázame!”, “¡Yo tendría que estar cerca de ti!”, “¡No me dejes!”…

♤El bebé emite señales que los adultos deberíamos comprender, la mayoría de las madres tenemos ese instinto y por dentro sabemos qué es en realidad lo que nos pide nuestro hijo, pero se interpone nuestro intelecto, muchos padres aún se preguntan: “¿Debería cargar al bebé cuando llora?”, “¿Debería dejarlo llorar para que no me tome el pelo?”, “¿Si atiendo a mi bebé se convertirá en un tirano?”, como si el razonamiento de estas acciones confortaran al bebé.

Mientras llevo a Gianna cargada, sé que ella participa pasivamente en los movimientos, paseos, risas, charlas, tareas y todo lo que hago en mi rutina diaria. Un bebé que ha pasado ese tiempo esencial acostado en una tranquila cuna o mirando el interior de una sillita, habrá perdido la mayor parte de esta experiencia tan vital. Un bebé puede absorber lo que es la vida, siendo vivida por ti y a través de ti cuando permanece contigo.

El bebé llevado en brazos está cerca de sus padres, se siente seguro, protegido, amado, contenido, aprende de lo que ve, escucha, huele y experimenta, llevar en brazos o portear al bebé fomenta la lactancia materna, el vínculo de amor con el bebé y permite un conocimiento de las necesidades del bebé que se desarrolla instintivamente, pues nosotros como porteadores aprendemos a observar los más mínimos cambios e identificamos las necesidades de nuestros bebés para resolverlas adecuadamente.

Todavía no entiendo porque la crianza en esta civilización  están en sentido contrario a la naturaleza: los esfuerzos se centran en lograr que el bebé duerma, se consuele solo, un “buen” bebé es el que no llora o no demanda o demanda poco.
No nos dejemos llevar por los mitos, por aquellas ideas que hacen que perdamos las costumbres que ayudan al bienestar de nosotros como especie.
Yo amo portear, yo y mi esposo amamos llevar a Gianna en brazos, muy segura y muy pegadita a nosotros.

¡Déjate llevar!