11/15/2013

Como sucedió el Milagro

Ya había pasado por una relación de 7 años desde la universidad, pensaba que el sería el padre de mis hijos, pero de repente todo acabó y luego de estar sola por un tiempo encontré al amor de mi vida a los 29 años, edad en la que pensaba que estaba al límite para cumplir el sueño de ser mamá, ya que mi edad ideal para ser mamá estaba entre los 25 y 28 años, pero igual luego de ver pasar esos años de mi vida sin haber cumplido eso, pensaba en mi otro sueño de viajar al extranjero, cosa que tampoco se cumplió porque como comento, conocí al amor de mi vida.
Convivimos un año y después de quedar embarazada y saber que era ectópico en el 2011, nos casamos en el 2012.
Ver que deseábamos un hijo y después de 3 años de convivencia no sucedía nada perdí muchas esperanzas, hasta que el reencuentro con una amiga del colegio me hizo volver a tener fe, yo digo que siempre la tuve, pero analizándome, siempre existían dudas en mi... ya sea que por días creía y el bichito de la duda hacía que no sea una fe real. A través de la verdadera Fe, fue que decidí mantener la paciencia adecuada... las canciones de Jesús Adrián Romero, me dieron fuerzas ( Y yo Esperaré pacientemente, aunque la duda me atormente, yo no confió con la mente, lo hago con el corazón), me olvidé por completo de eso.
Hasta que en Junio del 2013, justo recién empezaba a trabajar en una nueva empresa, recibí la noticia mas maravillosa de mi vida.
Fue una prueba rápida recién comprada en una farmacia, la que le confirmó mis sospechas ¡estaba embarazada! Aunque tenía un retraso, hasta que una rayita… dos rayitas se remarcaban en mi prueba, terminando con la incertidumbre. Era el antes y el después de una etapa...¡¡¡¡
"En ese momento no sabia si llorar o reír"
La sensación de esperar un bebé produce un sentimiento indescriptible para la mayoría de nosotras las mujeres.
Desde el momento que supe que estaba embarazada, sentí la magia de esa felicidad inexplicable, pero mentiría si no dijera que bastaron solo unos cuantos minutos para que se me llenara la cabeza de dudas y de miedos.
El ser primeriza, hace que todo lo que te pase resulte desconocido para ti, los primeros meses las nauseas eran mis amigas, les digo así porque me acompañaban a todos lados, claro que no vomitaba, solo cuando algo me provocaba demasiado asco o tenia muchos gases, unas 4 veces. Pero todo eso se me quito al 3er mes, luego fui feliz, hasta que en el segundo trimestre me llego la lumbalgia, cada vez que me sentaba o paraba me dolía al caminar, tanto que me fui de emergencia a la clínica, para que me dijeran que era la bendita lumbalgia. Estaba de 18 semanas.